Connexion

Lettre d'information

Tous les Festivals

George Segal

George Segal   Bus passangers (1997)

  Galerie Templon
30 Rue Beaubourg [ ... ]

Leer más...
David Hockney Rétrospective

David Hockney Rétrospective   Bus passangers (1997)

21 juin - 23 octobre [ ... ]

Leer más...
Wolfgang Laib - The beginning of something else

Wolfgang Laib - The beginning of something else   Laib Wolfgang - Bio

&nbs [ ... ]

Leer más...
Déjeuner sur l'herbe

Déjeuner sur l'herbe   Déjeuner sur l'herbe

  Galerie Thaddaeus Ro [ ... ]

Leer más...

Un verano con Mónica (à traduire)


Título Original: Sommaren med Monika
Suecia, 1953
Dirección: Ingmar Bergman
Guión: Per Anders Fogelström e Ingmar Bergman, basado en la novela Sommaren med Monika de Per Anders Fogelström
Reparto: Harriet Andersson, Lars Ekborg, Dagmar Ebbesen, Áke Fridell, Naemi Briese
Duración: 96 minutos

Nota Cinecritic
Muy Buena
 
El cine ha dejado en nuestra retina muchas películas que nos han emocionado, cuya historia transcurre en verano, una de las más recordadas era aquella historia de amor que protagonizó Jennifer O´Neill, titulada Verano del 42, dirigida por Robert Mulligan en 1971, con Gary Grimes, como el joven que se enamora de la guapa actriz. La verdad es que sigue siendo una película llena de belleza, con imágenes inolvidables. Pero también el verano dio lugar a esa tórrida película titulado El largo y cálido verano, de Martin Ritt en 1958, con un elenco inolvidable: Paul Newman, Orson Welles, Tony Franciosa, Lee Remick y Joanne Woodward. Y, para tragedias, la que tuvo como origen la obra de teatro de Tennessee Williams, De repente, el último verano (1959), dirigida por Joseph Leo Mankiewicz, con un trío fantástico: Montgomery Clift, Elizabeth Taylor (una de las mayores bellezas del cine de todos los tiempos) y Katharine Hepburn, la gran actriz que ha podido rivalizar en talento con muy pocas, entre ellas, Bette Davis o Joanne Crawford.
Pero también ha habido películas que tienen como escenario el verano, como época de la felicidad, para adentrarnos en el sino trágico de sus personajes, como si el verano fuese solo un espacio de tiempo que se evapora para siempre y del que no queda nada después. Me refiero a Un verano con Mónica (1953), una película esencial en el cine de Ingmar Bergman, uno de los directores europeos que mejor ha sabido desnudar el alma de los personajes, un realizador que ha dejado los rostros imborrables de actrices tan interesantes como Liv Ullman y Bibi Andersson en la excelente Persona (1966), o que nos ha ofrecido una de las mejores luchas entre la vida y la muerte, personificado en un caballero medieval (su actor fetiche, Max Von Sydow), y la muerte, con la que juega al ajedrez en el terrible escenario de la peste en su inolvidable El séptimo sello (1957). Pero Bergman fue, desde un principio, un hombre vinculado al teatro y esa huella queda en su cine para siempre. Por ello los rostros son fotografiados con una minuciosidad asombrosa para captar en ellos toda su profundidad, con diálogos muy propios de un escenario. Muchas de sus películas están rodadas, por ello, en espacios interiores.
Un verano con Mónica nos cuenta la historia de dos jóvenes, Harry (Lars Ekborg) y Mónica (la exuberante Harriet Andersson, con la que Bergman tuvo una romance, pese a ser un hombre casado con cinco hijos). Harry conoce a Mónica en un café, están hartos de sus vidas, él trabaja en una empresa de cristalería y porcelana, ella en un mercado de verduras. No son felices, a Harry le despiden de la empresa días después del encuentro con la chica, ambos deciden irse a una isla al llegar el verano y vivir así su incipiente amor. Se marchan de Estocolmo, van a un plácido lugar, una bella isla, donde toman el sol desnudos, beben, bailan, son felices. Mónica se queda embarazada, empiezan a necesitar algo de comida y roban en las cabañas cercanas. Cuando les descubren, logran huir, pero, viendo que la vida no se mantiene solo de ideales, vuelven a la ciudad. Al poco tiempo, cuando ya ha nacido el niño, Mónica huye de un hogar donde no es feliz, de una vida mediocre y de un hombre al que desprecia, porque solo hubo atracción, pero nunca amor.
La historia tiene su cenit en esa isla donde ambos conviven, donde vamos percibiendo la sensualidad de Mónica, fotografiada en toda su exuberancia, su ropa interior blanca exhibiendo sus muslos desnudos, su jersey ceñido, hay un deseo de filmar la realidad, en la línea del neorrealismo italiano, donde podemos contemplar, como fue habitual en el cine de Bergman, los rostros de los personajes, sus gestos, todo minuciosamente, para desvelar el alma que se esconde en ellos.
Sin duda alguna, la película representa un intermedio entre la famosa cinta de Rossellini Stromboli (1949) con Ingrid Bergman, que también transcurre en una isla y La aventura (1960), película de Antonioni, filmada con el detenimiento de un director que crea en cada obra una radiografía del desencanto ante la vida, ante la experiencia vital.
Sin duda, el verano es el momento del esplendor, la fotografía de Gunnar Fisher son excelentes, nos llevan a lo idílico de una historia de amor donde no podemos apartar los ojos de la belleza de Harriet Andersson, de su forma de provocar, de su manera de moverse, tan bien estudiada por Bergman y Fisher en cada momento.
La película fue rodada durante el verano de 1952 en la isla de Ornö, la película ahonda en el mito de la tentación bíblica, porque Mónica cautiva a Harry, le hace morder la manzana del pecado, para luego abandonarlo miserablemente, en una famosa escena al final de la película, donde Harriet Andersson mira diabólicamente la cámara, con esos ojos risueños que denotan la angustia ante la rutina de la vida en pareja, ante la maternidad, como si abandonase de esa manera toda forma de compromiso con el mundo, como si fuese ya la Eva del pecado original. Para Bergman, sin duda alguna, prevalece la idea de la vida como cárcel y la salida del compromiso como libertad, como fuga a un paraíso de cartón piedra que supone la vida conyugal y los hijos. Parece, en mi opinión, que Bergman desprecia lo que ha construido y crea la película para buscar otro final, otra forma de entender la vida, alejándose de lo establecido, el director lo consigue, en cierto modo, con sus continuas infidelidades, lastrado por la educación autoritaria que recibió.
Pero, sin duda alguna, una de las opiniones más interesantes y más valoradas acerca de la película, fue la del gran director francés, Jean Luc-Godard, uno de los adalides de La Nouvelle Vague, admirador de Bergman, cuando dijo, para la revista Arts, en el número 680, de esa publicación, el 30 de julio de 1958, ante la reposición de la película:
"El reestreno de Un verano con Mónica en el circuito comercial es el acontecimiento cinematográfico del año… Ignorada anteriormente en su estreno en salas, Un verano con Mónica es la película más original del más original de los cineastas. Es al cine de hoy lo que El nacimiento de una nación al cine clásico".
Como podemos ver, considera Godard la película todo un hito, un acontecimiento excepcional en el cine de la época, lo que corrobora al completar, en dicho artículo, su admiración por Bergman, con la idea que germina en su cine, la incomunicación entre hombres y mujeres:
"Un verano con Mónica es el primer filme baudelairiano. Solo Bergman sabe filmar a los hombres tal como los aman y detestan las mujeres, y a las mujeres tal como las detestan y las aman los hombres".
Estrenada en París en la primavera de 1954, el film recibió de Cahiers du cinéma una crítica que se mantuvo entre la indiferencia y la condescendencia. Pero dos años después, Rohmer llama la atención sobre la película y sobre Bergman en una retrospectiva sobre cine escandinavo en la cinemateca francesa, hasta la consagración total por parte de la crítica de la célebre revista Cahiers en 1958, con la connivencia de directores franceses tan importantes como Rivette, Rohmer y Godard.
Siempre nos quedará la imagen de una mujer que, tras el verano del amor, rechaza a su pareja y deja a su hijo, porque, tras el pecado y la lujuria de la vida idílica en la isla, solo puede seguir su camino, el de la ruptura de las convenciones, para vivir una vida libre, como quizá imaginó Bergman alguna vez. Esta película es un claro antecedente de otras grandes cintas bergmanianas, como Fresas salvajes (1957), El rostro (1958), Persona (1966), Secretos de un matrimonio (1974),  hasta llegar a la bella e inolvidable estilización de una obra maestra para muchos, Fanny y Alexander (1982). Su cine sigue latiendo en las miradas de sus personajes, como la mirada final de Harriet Andersson en ese verano del descontento, como un llanto en nuestro interior, porque sus imágenes desesperadas horadan, para siempre, nuestro corazón.

Pedro García Cueto
Un verano con Mónica
Un verano con Mónica
Un verano con Mónica

 

Choisir votre langue

Toutes les cinécritiques

Pièces Détachées

Pièces Détachées Ivan, un adolescent de 14 ans et son oncle Jaime, revendeur de piè [ ... ]

Lire la suite...
Le fidèle

Le fidèle Le fidèle est un polar qui se déroule à Bruxelles. Il nous parle de gan [ ... ]

Lire la suite...
Une affaire de famille

Une affaire de famille   Osamu et son fils Shota recueillent une petite fill [ ... ]

Lire la suite...
Wonder Wheel (La Roue Magique)

Wonder Wheel (La Roue Magique)  

L’histoire de « Wonder Wheel » a pour  [ ... ]

Lire la suite...
Wonder Wheel (La Roue Magique) (3)

Wonder Wheel (La Roue Magique)  

L’histoire de « Wonder Wheel » a pour  [ ... ]

Lire la suite...
At Eternity’s Gate

Van Gogh. En el portal de la eternidad   Lors de l’année 1888, après avo [ ... ]

Lire la suite...

Articles de fond

Les sorties françaises de la rentrée en Espagne

Les sorties françaises de la rentrée en Espagne   L´amant double

La rentré [ ... ]

Lire la suite...
Sorties françaises à Madrid:

Sorties françaises à Madrid: Une vie de Stéphane Brizé et Le redoutable de Michel Haza [ ... ]

Lire la suite...
Nouvelles sorties françaises à Madrid:

Nouvelles sorties françaises à Madrid: " Ce qui nous lie" de Cédric Klapisch et " Lumière ! L´a [ ... ]

Lire la suite...
Nouvelles sorties françaises à Madrid: Le fidèle de Michaël Roskam

Nouvelles sorties françaises à Madrid: Le fidèle de Michaël Roskam  

Fran [ ... ]

Lire la suite...
Films français à Madrid:

Films français à Madrid: L´embarras du choix, Jeanette, l´enfance de Jeanne d´Arc et Mon garço [ ... ]

Lire la suite...
Films français à Pâques: « Barbara», « La villa» et « Le brio »

Films français à Pâques: « Barbara», « La villa» et « Le brio »    [ ... ]

Lire la suite...
VOD (Vidéo à la demande): Sortie en avril de deux films français

VOD (Vidéo à la demande): Sortie en avril de deux films français   Kalinka

 [ ... ]

Lire la suite...
« Les grands esprits» (« El buen maestro») et «Jusqu´à la garde» (« Custodia compartida »)

«Les grands esprits» (« El buen maestro») et «Jusqu´à la garde» («Custodia compartida [ ... ]

Lire la suite...

«Le semeur» («La mujer que sabía leer ») de Marine Francen  

"Le se [ ... ]

Lire la suite...

«L´atelier» («El taller de escritura») de Laurent Cantet  

"L´atelier"  [ ... ]

Lire la suite...
«Knock» («El doctor de la felicidad ») de Lorraine Lévy et « Corporate » de Nicolas Silhol

«Knock» («El doctor de la felicidad ») de Lorraine Lévy et « Corporate » de Ni [ ... ]

Lire la suite...
«Normandie nue» («Normandía al desnudo») de Philippe Le Guay

«Normandie nue» («Normandía al desnudo») de Philippe Le Guay  

"Normandi [ ... ]

Lire la suite...

«Numéro Une» («La número uno ») de Tonie Marshall
    Le der [ ... ]

Lire la suite...
L’influence des arts plastiques dans le cinéma (1)

L’influence des arts plastiques dans le cinéma (Première Partie)   Alexander [ ... ]

Lire la suite...
L’influence des arts plastiques dans le cinéma (2)

L’influence des arts plastiques dans le cinéma (Seconde partie)   Agora  [ ... ]

Lire la suite...
L’influence des arts plastiques dans le cinéma (3)

L’influence des arts plastiques dans le cinéma (Troisième partie)   El gran  [ ... ]

Lire la suite...

Tous les interviews

Ivan Calbérac: L´étudiante et M. Henri est une comédie profonde, touchante et universelle

Ivan Calbérac: L´étudiante et M. Henri est une comédie profonde, touchante et universelle  [ ... ]

Lire la suite.
Julien Rappeneau: Rosalie Blum est un film qui fait du bien

Julien Rappeneau: Rosalie Blum est un film qui fait du bien  

Julien Rappen [ ... ]

Lire la suite.
Thomas Kruithof

Thomas Kruithof: "Le film parle des tractations entre la politique et les services secrets mais c [ ... ]

Lire la suite.
Blandine Lenoir et Agnès Jaoui

Interview à Blandine Lenoir et Agnès Jaoui, réalisatrice et actrice de "Aurore" ("50 primaveras [ ... ]

Lire la suite.
Jérôme Salle

Jérôme Salle: "Pour décoder Cousteau, il y a une clé : la curiosité"  
Jér [ ... ]

Lire la suite.
Lambert Wilson

Lambert Wilson: "Cousteau fait partie d´une génération d´égoïstes après la guerre"  [ ... ]

Lire la suite.
Michel Hazanavicius

Michel Hazanavicius: " Aux français, je dirais que ce film est un morceau de leur histoire"  [ ... ]

Lire la suite.