Connexion

Lettre d'information

Tous les Festivals

Les Fleurs de Shanghai

Les Fleurs de Shanghai   Splendeurs er misères des courtisanes Chinoises film [ ... ]

Leer más...

Une(S)+ Argentines et brésiliennes en état unique d’art   Tout le bâtim [ ... ]

Leer más...

Septembre - Octobre 2021


Primera Victoria (à traduire)


 La huella de la derrota  
El mundo de los barcos ha sido objeto de muy buenas películas, casi habría que decir que en la historia del cine los barcos han aparecido en la mayoría de las películas de guerra, pero también en comedias americanas que han jugado con el humor para centrar la historia en un barco, como la muy recordada Escala en Hawai (1955), cuyo título original era Mister Roberts, con unos actores de lujo: James Cagney, Henry Fonda y Jack Lemmon. Se trataba de una comedia que se centra en la Segunda Guerra Mundial, donde la visión del americano siempre es tratada con nobleza y amabilidad.
Pero también los barcos han servido para crear películas de catástrofes, tales como La aventura del Poseidón (1972), con otro reparto de verdadero prestigio: Gene Hackman, Shelley Winters y Red Buttons, entre otros. También los barcos centran la historia de la inolvidable Rebelión a bordo, en sus varias versiones, o de El motín del Caine (1954), una película sobrecogedora con un Humphrey Bogart inolvidable. En ambas películas se enfrentan el honor y el deber en una contienda que no deja indiferente a ningún espectador.
Una de las películas que se ha centrado en la batalla de Pearl Harbour y sus consecuencias y que, en mi opinión, merece diversas revisiones, por la alta calidad de sus imágenes y de la historia que cuenta, fue Primera Victoria (1965), una película de Otto Preminger, que quiero comentar en este artículo.
La historia transcurre tras el famoso ataque de los japoneses, cuando el capitán Rockwell Torrey (un inmejorable John Wayne) es relegado de su puesto, tras una contraofensiva naval al citado ataque que termina de forma fallida. El fracaso también pesa para el capitán Paul Eddintong (Kirk Douglas, uno de los actores más notables y expresivos de la historia del cine). El capitán ha perdido a su esposa en el ataque. En definitiva, los japoneses han dejado una honda huella en los protagonistas de la historia.
Sin embargo, el almirante Nimitz (personaje encarnado por Henry Fonda), recupera a Torrey y le encarga la conquista de las islas del Pacífico. Wayne, en esta misión va a comenzar una historia con una enfermera (Patricia Neal, desbordante de sensualidad), y encuentra a su hijo Jeremiah (Brandon de Wilde). En este mundo de conflicto y de aventuras sentimentales, la película termina con la batalla contra los japoneses en las que Wayne pierde una pierna, siendo cuidado con la bella enfermera y su hijo Jeremiah muere en la batalla, transformándose en un héroe. Eddintgon (Douglas), viola a una joven, con lo que queda deshonrado, ya que no ha superado la muerte de su mujer. Tras ello, se involucra en la batalla final, porque ya nada le importa y muere sin saber que la mujer que ha violado se ha quitado la vida.
Lo más interesante de esta película, salvando los tópicos de héroe desdichado, de buenos y malos que tanto han generado el cine norteamericano, es la caracterización de los personajes, se trata de seres desdichados y atormentados, como Douglas, caracterizado en muchas de las escenas en el barco (papel central ya que es el marco escénico principal, junto a los maravillosos espacios naturales, rodados en Hawai por Preminger), como un hombre alcoholizado y que ha perdido su estima. El personaje de John Wayne también esconde un hombre que lo da todo por la guerra y que inculca esa obsesión a su hijo, quien se entrega de forma suicida a la misión final.
La sensualidad está presente en la película, la escena en que Patricia Neal (la enfermera) acude al barracón donde está John Wayne y tras insinuar que ésa puede ser la última noche en que estén juntos, se quita la cofia y los zapatos blancos, llenando de sensualidad la pantalla, porque solo vemos un zoom que termina en un primer plano de dichas acciones, el desprendimiento de la cofia y de los zapatos y que nos sugiere un desnudo, velado por el blanco y negro de la pantalla (que termina en un fundido en negro), pero la forma de imaginar el acto amoroso ha quedado plenamente conseguido por un maestro del cine como Preminger.
Sin duda alguna, la película tiene defectos, son aquellos que lastran la película, como la larga duración, dos horas y media, a veces la cámara aparece proyectada en las paredes o en los personajes, lo que denota un defecto de Preminger en la realización de la película,  también llama la atención que en el ataque inicial de los japoneses no veamos ningún avión atacando las instalaciones americanas o siendo repelido por los antiaéreos. También el hecho de intercalar imágenes de documentales con las de la propia película, lastra algunas escenas, porque perdemos verosimilitud y nos distrae innecesariamente.
Donde sí triunfa la película es en las escenas del barco, aquí todo un símbolo del poder norteamericano, porque en el barco escuchamos conversaciones inolvidables (de las que ya no quedan en el cine norteamericano, el guión de Wendell Mayes, sin ser de los mejores de esa época, es notable y, a veces, brillante.
Como dato interesante de la película, fue el necesario permiso que Preminger tuvo que solicitar para filmar en los buques de guerra americanos. Finalmente, se filmó en el crucero "U.S.S. Saint Paul" y en el destructor "Philip". Pero como detalle curioso, en la obtención del complicado permiso para rodar en los buques de guerra por parte de los militares y, en la reunión que se celebró en el Pentágono, los militares dijeron que darían el permiso si se hacían cambios en el guión. Preminger se negó, alegando que pediría los barcos a la armada brasileña, ya que quería, de forma tajante que el guión (que ponía en evidencia las imperfecciones de los soldados americanos, sus debilidades humanas), no se modificaría. Los militares, tras un largo debate, accedieron a prestar los barcos, lo que demuestra para la historia del cine que Preminger era un hombre de ley y que no cedía ante nada a la hora de realizar la película como quería.
En el guión, uno de los oficiales (Tom Tryon, que ya había trabajado con Preminger dos años antes en El cardenal (1963)), responde a uno de los marineros ante el ataque de Pearl Harbour cuando le pregunta por el capitán, la siguiente frase: ¡Que le den al capitán!. Lo que suscitó ya el rechazo de los militares ante esa muestra de desacato a la autoridad.
Siempre quedaran las bellas imágenes de la isla de Hawaii donde se rodó la película, las escenas sensuales y llenas de complicidad entre Patricia Neal y John Wayne, la ironía de Kirk Douglas en sus conversaciones con Wayne o con otros personajes, como el que interpretó Dana Andrews (un actor muy habitual en las películas de Preminger, no hay que olvidar que Primera Victoria fue su quinta película con el realizador austriaco tras Laura (1944), maravillosa cinta como todos recuerdan, ¿Ángel o diablo? (1945), Daisy Kenyon (1947) y Al borde del peligro (1950)).
En definitiva, la fotografía en blanco y negro de Loyal Griggs (en color hubiese resultado más lucido el paisaje de Hawai) y que fue nominado al Oscar ese año sin ganar la preciada estatuilla, el guión de Wendell Mayes y las interpretaciones de algunos de los más grandes actores de la historia del cine, como Wayne, Douglas, Fonda o de las mujeres más interesantes de los años cincuenta y sesenta como Patricia Neal, logran que la película nos emocione y, pese a sus imperfecciones, nos deje un buen sabor, porque es cine de verdad. Como colofón, el barco, emblema del mundo opulento de los norteamericanos, donde se presiente, en todas las escenas, el drama final, porque la vida, para los personajes de esta cinta de Preminger, se vive al momento, sin que el futuro importe lo más mínimo. La Primera Victoria que da título a la película es también la última, la que enfrenta a sus personajes con la huella de la derrota, porque en la guerra nunca hay vencedores verdaderos, todos pierden en realidad.

Pedro García Cueto
Primera Victoria
Primera Victoria
Primera Victoria



 






 

 

Choisir votre langue

Toutes les cinécritiques

Une affaire de famille

Une affaire de famille   Osamu et son fils Shota recueillent une petite fill [ ... ]

Lire la suite...
Wonder Wheel (La Roue Magique)

Wonder Wheel (La Roue Magique)  

L’histoire de « Wonder Wheel » a pour  [ ... ]

Lire la suite...
Wonder Wheel (La Roue Magique) (3)

Wonder Wheel (La Roue Magique)  

L’histoire de « Wonder Wheel » a pour  [ ... ]

Lire la suite...
At Eternity’s Gate

Van Gogh. En el portal de la eternidad   Lors de l’année 1888, après avo [ ... ]

Lire la suite...
Paterson (3)

Paterson   Paterson (Adam Driver) est chauffeur de bus dans la petite ville  [ ... ]

Lire la suite...
L-inegalite entre les sexes dans Colette et dans The wife

L’inégalité entre les sexes dans Colette et dans The wife   Colette est  [ ... ]

Lire la suite...
Roma

Roma   Roma est un film dramatique mexicain de 2018 réalisé, écrit, co-ph [ ... ]

Lire la suite...
Roma (2)

Roma   Roma est un film dramatique mexicain de 2018 réalisé, écrit, co-ph [ ... ]

Lire la suite...
J’ai infiltré le Ku Klux Klan

J’ai infiltré le Ku Klux Klan   États-Unis, 2018
Titre original : « Blac [ ... ]

Lire la suite...
Deux drames musicaux ont concouru aux Golden Globes 2019

Deux drames musicaux ont concouru aux Golden Globes 2019   Le 6 janvier 2019,  [ ... ]

Lire la suite...

Articles de fond

L’influence des arts plastiques dans le cinéma (1)

L’influence des arts plastiques dans le cinéma (Première Partie)   Alexander [ ... ]

Lire la suite...
L’influence des arts plastiques dans le cinéma (2)

L’influence des arts plastiques dans le cinéma (Seconde partie)   Agora  [ ... ]

Lire la suite...
L’influence des arts plastiques dans le cinéma (3)

L’influence des arts plastiques dans le cinéma (Troisième partie)   El gran  [ ... ]

Lire la suite...
L’influence des arts plastiques dans le cinéma (4)

L’influence des arts plastiques dans le cinéma (Quatrième Partie)   A bigger [ ... ]

Lire la suite...
L’influence des arts plastiques dans le cinéma (5)

L’influence des arts plastiques dans le cinéma (Cinquième partie)   Dan [ ... ]

Lire la suite...
Deux longs métrages récents basés sur des attentats réels

Deux longs métrages récents basés sur des attentats réels   Tower est un d [ ... ]

Lire la suite...
La flute magique

La symbolique occulte au cinéma Symboles hermétiques dans La Flûte Magique    [ ... ]

Lire la suite...
La flute magique (2)

La symbolique occulte au cinéma Symboles hermétiques dans La Flûte Magique    [ ... ]

Lire la suite...

Tous les interviews